Un blog para la verdad: Cachos de vida
Un blog para la mentira: Mentira como la vida misma

domingo, 19 de julio de 2009

Microrelatos II


Lleva mucho tiempo sin publicar nada en este blog. Hoy mientras hacía costosamente unos largos en las piscina me han comenzado a surgir ideas. El resultado es otra tanda de microrelatos.



Microrelatos II

Era una persona extremadamente egoísta y vanidosa. Aun consciente de las consecuencias tomó el sol hasta agotar su último rayo. Su piel, más que adquirir un intenso moreno, se tornó oscuridad. Poco tiempo pudo lucirla. Sin Sol, en unos días todo el planeta completo murió.

----------------------

Buscaba una emisora en la radio y se detuvo de pronto. Asombrado descubrió que la voz que se oía era la suya propia. Quiso llamar a su mujer para se lo confirmase, pero ningún sonido salió de su boca. Le habían robado la voz.

----------------------

Movía el arco con frenesí. Una secuencia incesante de movimientos ora enérgicos, ora suaves. Sin embargo, la estridente e inquietante melodía que se escuchaba no brotaba del violín, sino del lamento desgarrado que emitía el aire al sentirse sesgado y acuchillado tan reiterativamente.

4 comentarios:

Judith dijo...

Oye! Están muy buenos tus relates. ¿Los condimentas con pimienta?
J.

Uno dijo...

Judith
Gracías. No, basicamente surgen de la falta de oxigeno al nadar :-)

Daniela Haydée dijo...

Catastrofistas son un rato, y dejan el cuerpo "arrevenio"...

Uno dijo...

Daniela Haydée
Será la crisis. Todo va muy mal... hasta los microrelatos :-)