Un blog para la verdad: Cachos de vida
Un blog para la mentira: Mentira como la vida misma

domingo, 29 de septiembre de 2013

Microrrelatos X




Nadie se confunda, la X significa diez. No indica el lugar de un tesoro, ni que los textos versen sobre sexo. Puede que algún día la X implique la temática, cosa para la que no tengo prejuicios, pero no es hoy.

No sé bien como lo he hecho,  esta vez, los microrrelatos son cortos, increíblemente cortos para ser míos. Por ello y por qué cinco es la mitad de diez, cinco son los que publico. Espero que, al menos, alguno os guste.

-------------------

Conducía el primer tren de la mañana, así lo solicitó, y, mediante toques la bocina, se lo recordaba cada día a su ex-novio al  pasar junto su casa.

Había estado buscando el amor toda su vida, hasta en los sitios más impensables, y todo lo que encontró fueron 1,23 euros, dos botones, y un bonito mechero sin gas.

Cuando lloraba vertía lagrimas tan ácidas que le quemaban la cara, pero nunca le importo cuando eran de alegría.

Era un hombre tan tranquilo y discreto que cuando murió nadie asistió a su funeral, aunque muchos le recriminaron su falta de higiene.

Tengo que olvidarla. Tengo que olvidarla. Tengo que olvidarla. Tengo que olvidarla. Tengo que olvidarla...


3 comentarios:

Daniela Haydée dijo...

Vamos allá:

Microrrelato 1: Ignoro si el ex-novio se acordaría de ella, pero bien seguro que si lo hacía de la madre que la par...

Microrrelato 2: El amor no se busca, te encuentra (o eso se rumorea), pero puede darse por satisfecho/a, porque encontró más de lo que cabe esperar de lo primero.

Microrrelato 3: Una buena crema hidratante, en caso que le quede alguna parte de la cara son corrosión.

Microrrelato 4: ¿A qué nadie le aseó cuando se enteraron del óbito? Tanta protesta tonta.

Microrrelato 5: Mejor que se lo tatúe, no sea que se lo olvide el olvido.

Alís dijo...

1. Y él buscó un trabajo que le obligaba a levantarse a la hora que pasaba el tren. Ahorró las pilas del despertador.

2. Al menos encontró algo, ya no es poco.

3. Es bueno tener marcas de las alegrías, para no olvidarlas.

4. Es más fácil criticar a los tranquilos y discretos.

5. Me recordó la canción: “se me olvidó que te olvidé"

Me gustaron tus cortos.

Un beso

Uno dijo...

Daniela Haydée
1 - Tienes razón, las madres esos seres tan queridos que solemos traer a nuestra memoria para que nos acompañen cuando no están cerca.

2- Toda una fortuna material encontró.

3 - Una buena propuesta.

4 - Creo que no enteraron mucho del paso al otro barrio.

5- Quizás en la nuca, asi no verá nunca aquello que debe olvidar.

Alís
1- Sería una solución conveniente.

2- No fue una búsqueda infructuosa del todo.

3- Yo hubiese preferido una discreta risa interior.

4- A veces gusta más criticar que averiguar la verdad.

5- Hay olvidos que se recuerdan para siempre.

Besos