Un blog para la verdad: Cachos de vida
Un blog para la mentira: Mentira como la vida misma

domingo, 24 de febrero de 2008

Los errantes (IV de IV) - Un deseo

Último capitulo de la historia.

Capitulo IV – Un deseo

El cuerpo de Maaka quedó carbonizado y mutilado por la avalancha de materiales en el derrumbe. Sin embargo, Breen no descansaba junto él.

Cubierto de llamas y herido por las piedras caídas consiguió llegar a la salida.

Su cuerpo era todo dolor, su piel y su carne estaban quemadas. Todo ese caos a su alrededor en un hiriente silencio. En su huida, la vista le fue abandonando, había demasiado calor. Con la irracionalidad que da el pánico y el deseo de sobrevivir, se abrasó las manos al ir tanteado en busca de la salida y apartando los restos ardientes de su camino. Tras salir no permaneció mucho tiempo consciente.

Pasaron unas horas y quiso la fortuna que unos nómadas atraídos por el fuego se acercasen.

Le encontraron bocabajo sobre el suelo, básicamente desnudo y con casi todo el cuerpo quemado. Inicialmente le creyeron muerto. Sordo y ciego, la primera conciencia que tuvo, Breen de los nómadas, fue el doloroso roce de una mano sobre su hombro, su cuerpo se estremeció. Intento gritar, decir algo… pero pese a estar sordo sabía que de su voz apenas salían unos graznidos.

Le cuidaron y sanó su piel. Pasó mucho tiempo y sus quemaduras finalmente cicatrizaron. El dolor, si bien se atenuó, nunca cesó. No recuperó ni vista ni oído ni voz. Sus manos habían quedado atrofiadas convertidas en torpes muñones. Pese a todo eso, no quería morir, no quería olvidar. Se lo debía a su maestro…y a sus “hermanos”. Ahora sabía como llenar su vació, sabía de donde venían las visiones que comenzaron poco meses antes de llegar a la biblioteca. De alguna forma debía conseguir reunirlos y contarles cuanto conocía,… juntos descubrirían toda la verdad. Volverían a ser uno. Los errantes serán uno.

3 comentarios:

Daniela Haydée dijo...

�Qu� tragedia!
Que historia tan triste a lo Tolkien, donde los maestros no son odiados, sino venerados por disc�pulos condescendientes con su autoridad...

Buena historia, aunque posteado si apenas dejar respirar al lector, para que se recupere de lo le�do.

Saludos.

Evinchi dijo...

Coñe, sí que llevo retraso, luego vengo a ponerme al día.


pero avisa, leñe, avisa....

;)

Un besito.

Uno dijo...

Daniela Haydée
Me alegre que te haya gustado.
La he publicado rapidito porque ya que no tiene mucha acción así parace más viva.

Saludillos

Evinchi
Vuelve cuando gustes. Espero que me cuentes que te pareció.

Besos.