Un blog para la verdad: Cachos de vida
Un blog para la mentira: Mentira como la vida misma

jueves, 4 de julio de 2013

Microrrelatos IX

Esta vez sí, esta vez los microrrelatos han salido cortitos, aunque simplones a mi gusto. Espero que os despierten otra impresión distinta a la mía.

Ah, gracias a "la Brevi" por darme la idea inicial del tercero. Te dedicaría el quinto, por aquello, de que no hay, quinto malo, pero como ves sólo hay cuatro. Así, pues tercero, para tí.



-----



La adivina, cuando se volvió miope y le faltó la vista, cambió las tazas de té por las del váter. Todos los restos hablan sobre sus dueños.



-----

Era un hombre humilde, tranquilo y sereno. No le gustaba presumir ni vanagloriarse. De todas formas, los buenos asesinos en serie nunca han estado bien considerados.



-----

Todos sus amantes tenían bigote. No era casualidad. Cómo no lo fue que un día todos juntos la fuesen a ver. 

- ¿O te depilas o hay cosas que van cambiar? - le amenazaron

- Ay, cariños, -les dijo mientras se acariciaba suavemente el pubis a través de la ropa - es que así da más gustito rascarse el chocho



-----

¿Cuándo evolucionaremos? Podemos elegir el color y el olor de nuestra sombra. Hasta su sonido al desplazarse o quedarse parada. Pero no su forma. ¡Qué atraso, siempre refleja la nuestra figura! ¿Qué hacen los científicos? ¿Es que todo tenemos que hacerlo nosotros? ¡Qué atraso de civilización!

7 comentarios:

Daniela Haydée dijo...

No te creas que "esta vez" han salido cortitos... empiezas a leer y cuando acabas, relees otra vez para cerciorarte que lo que se leyó es lo que estaba escrito para evitar hacer interpretaciones libres sobre lo leído... Mejor ceñirse a la realidad escrita.

1º Después de cada sesión tirará de la cadena... Aunque puede recoger los restos (una vez interpretados) y utilizarlos como abono para sus plantas.

2º Si se significa, poco más durará su carrera.

3º "La Brevi" puede sentirse tranquila por la argumentación que acompaña la dedicatoria, llega a ser otro el motivo y no sé si habría de que enorgullecerse.
Me pregunto si la de los pelos largos, habrá probado rascarse al rape... solo por curiosidad.

4º SI ¡TODO TENEMOS QUE HACERLO NOSOTROS! Por eso cuando veas a tu sombra, tírale un cubo de agua, verás lo pronto que deja de parecerse a ti y si quieres que además huela, que el cubo sea de orina.

Resumiendo, que me han encantado los relatillos estos :)

AB dijo...

El que más me gusta es el número uno. Es, afortunadamente, conciso y breve. Conociendo tu tendencia al "explaye" se agradece el no haberte recreado en la descripción y lectura de las "formas".

El segundo, interesante. Pero creo que la redacción es mejorable, porque no logra impactar, que es lo que se echa de menos al leerlo.

Con respecto al numero tres, sólo un consejo: ten cuidado con quién te codeas.

El numero cuatro es el que menos me ha gustado. Muy largo y creado en bases a preguntas. Es soso.

P.D.: ¿Me presentas a la Brevi?... No es para mi, es para un amigo...

Uno dijo...

Daniela Haydée
1) Ella sólo leía. Nada más.
2) La discreción es esencial en ocasiones.
3) Creo que sí lo probó, aunque también tenía quien se lo hiciese.
4) Creo que lo que propones es maltrato de las sombras. ¿Eso no está penado?

Me alegro que te gustansen.

Saludos desde tu tierra

AB
Sí, el primero es breve. Es bueno dejar algunas cosas a la imanginación del lector.

El segundo es flojillo. No acaba de arrancar.

No te preocupes por mis codeo. De todas formas, mejor tener pelos abajo que en la lengua :-)

El cuarto es ciencia-ficción y absurdo, pero contiene una crítica al mundo en que vimimos. Quizás sea un futuro probable. Es el más freaky :-P

Saludos muchos

Posdata. "la brevi" tiene mucho peligro, es cómo Natasha Kinski cuando sale la luna ;-)


Alís dijo...

1. Ya hay adivinos que interpretan los restos de los váteres: trabajan en laboratorios (trabajo ingrato, por cierto)

2. Sí, hay profesiones en las que es mejor ser discreto. Lo contrario lo haría un mal profesional.

3. No estoy segura de entenderlo. ¿No se depilaba porque así le recordaba a sus amantes?

Tuve que buscarte con afán para encontrarte y me alegro de haberlo hecho.

Un abrazo

Uno dijo...

Alís
Me alegra volver a verte por aquí.
Últimamente escribo muy poco y dejé de visitar blogs debido a otras ocupaciones que me absorven tiempo.

El tercero es muy ... rebuscado. Tanto que seguramente no está bien expresado. Te cuento la historía que es más larga que el microrelato en sí.

Ella tenía muchos amantes y en la cama le gustaba expecialemente que le hiciesen el cunnilingus. Pero su vello púbico era duro y ellos, inicialmente, el sobre labio superior despoblado. Claro, de tanto roce la piel acaba irritada y esa zona de la cara con una fea y sospechosa macha rosada. Por dos motivos se dejaban bigote, primero por tapar su "marca" y segundo, que vino de rebote, porque con el mostacho, pelo contra pelo no hacía tanto daño.
Un día todos se reunieron y hablaron del tema. No les gustaba tener que ir simpre con bigote, ni enfrentarse a las agresiones, y consecuencias posteriores, del vello púbico de su amada. Se plantaron y le propusieron "depilación" o "otras prácticas sexuales". :-)

Alís dijo...

jajajajajaja
Yo creía que era al revés, que no se depilaba porque al tocarse le recordaba el bigote de sus amantes. Y pensé simplemente que le gustaban los hombres con bigote, pero está mucho mejor la explicación que das.

Un abrazo

Uno dijo...

Alís
Era un relatillo algo retorcido y críptico :-)

Saludos